¿Me salgo o me quedo en Whatsapp?

Cada vez que se presentan cambios que afectan a grandes conglomerados, empiezan a circular mensajes sin fundamento; eso mismo es lo que está pasado por estos días con la aplicación de Whatsapp, los fakes news o noticias falsas no se han hecho esperar. Por ejemplo, uno de ellos dice que compartiendo un mensaje 10 veces, en el que dice no autorizo, se va a impedir que esta aplicación no use la información del usuario.

Todo empezó cuando al iniciar el presente año, Whatsapp anunció un cambio en sus políticas, basada en que compartirá información del usuario con Facebook; teniendo en cuenta que antes operaban de manera independiente Facebook, Whatsapp e instagram (propiedad de Mark Zuckerberg). Aquí hay que recordar que cuando abrimos la cuenta en Facebook, para ser admitidos, había que autorizar unos términos y condiciones y, también, la autorización del uso de información y fotografías en favor de la red social.

Lo que quiere decir es que la información ya la tienen porque nosotros se la suministramos al momento de abrir la cuenta, o, de manera permanente, estamos brindando información sobre lo que hacemos: que estamos en un restaurante, en una fiesta, viajando, lo que comemos, etc., por lo tanto el sistema está detectando los gustos y actividades del usuario para enviarle publicidad.

Lo que ocurrirá a partir del 8 de febrero es que las tres redes del conglomerado Zuckerberg ya no serán independientes como hasta ahora, sino que se utilizarán algunos datos como el operador, dirección IP, marca del celular, carga de batería, agenda de contactos, entre otros. Con esto se obtiene el perfilamiento del usuario para enviarle publicidad: es decir, que se crean unos algoritmos que siguen al usuario por todas las redes, haciendo más efectiva y eficiente la publicidad.

De igual manera, a través de Whatsapp Busines permite hacer compras, pero esta vez el usuario tendrá a su disposición un catálogo o podrá visitar un almacén. El código IP es un número aleatorio que identifica a su equipo, con él se hace georreferencia, es decir, que lo van a ubicar fácilmente.

Por su parte, Whatsapp se compromete a no ver la información de los usuarios ni a compartir fotos o documentos; los contenidos son privados y se seguirá respetando ese criterio. Mientras que la publicidad le va a aparecer la misma por todo lado con detalles personalizados: gustos de comida, marcas, licores, calzado, automóviles, zona de residencia, preferencias políticas y todo lo que se oferta en las redes.

Para quienes han decidido cambiarse de red de comunicaciones, están dos opciones muy importantes: Telegram y Signal. Con la desventaja que Telegram no permite hacer captura de pantalla. Por su parte Signal, además de no hacer captura de pantalla, no almacena información en la nube, lo que quiere decir que cuando el usuario hace cambio de celular, no queda registro de sus contactos, lo que en Whatsapp no sucede.

Esto ha venido pasando desde siempre, no son cosas novedosas, sino que la publicidad va a ser más agresiva y precisa. En la actualidad Whatsapp es gratuita, pero lo que busca es hacerla rentable a través de la publicidad que se anuncia en las redes sociales.

No es verdad que Whatsapp vaya a hacer espionaje o una especie de chuzadas en contra de los usuarios. Eso es resultado de no leer y dejarse convencer de las cadenas de Whatsapp. A Whatsapp le importa comino una fotografía suya o mía, a menos que tenga una connotación muy importante.

Por lo tanto, puede, quedarse sin temor en Whatsapp, no le va a pasar nada. No se compartirán las lindas fotos que usted tiene con la celulitis.

Comentarios

Comentarios