A 110 años de su natalicio ¿Pablo Neruda fue asesinado?

Hace 110 años nació Pablo Neruda. Bautizado como Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto, nació en Parral (Chile), 12 de julio de 1904 y falleció en Santiago el 23 de septiembre de 1973. Fue un poeta considerado entre los mejores y más influyentes artistas del mundo; «el más grande poeta del siglo XX en cualquier idioma», según Gabriel García Márquez. Entre sus múltiples reconocimientos, se destaca obviamente como el más sobresaliente el Premio Nobel de Literatura que le fue entregado en 1971, además de recibir un Doctorado Honoris Causa por la Universidad de Oxford. «Ningún poeta del hemisferio occidental de nuestro siglo admite comparación con él», ha escrito el crítico literario Harold Bloom (estadounidense, científico y analista de la literatura en todas sus formas), quien lo considera uno de los veintiséis autores centrales del canon de la literatura occidental de todos los tiempos.

Neruda fue igualmente un destacado activista político, senador, miembro del Comité Central del Partido Comunista Chileno, precandidato a la presidencia de su país y embajador en Francia. Cuando en 1936 estalla la Guerra Civil Española, conmovido por el asesinato de su gran amigo Federico García Lorca, se compromete con el movimiento republicano, primero en España y luego en Francia, donde comienza a escribir ‘España en el corazón’ (1937). Ese año regresa a Chile, y su poesía durante el período siguiente se caracterizará por una orientación hacia cuestiones políticas y sociales, lo que refuerza sus grandes ventas de libros.

 

En 1949 publica su memorable artículo ‘La crisis democrática de Chile’, una advertencia dramática para nuestro continente, que más tarde será conocido como ‘Carta íntima para millones de hombres’, publicado en el diario El Nacional de Caracas. Esto provoca la petición del Gobierno a los tribunales de un desafuero del en ese momento senador Neruda por “denigrar a Chile en el exterior y por calumnias e injurias al Primer Mandatario”. Luego se dicta una orden de detención contra él, forzándolo primero a la clandestinidad en su propio país, y luego al exilio. Vive meses en la clandestinidad entre Santiago, Valdivia y la comuna de Futrono, en el lago Huishue, cruza por el paso de Lilpela hacia Argentina montado a caballo; dicen que estuvo a punto de ahogarse mientras cruzaba el río Curringue.

 

A mediados de abril llega de incógnito a París y protegido por varios amigos, entre ellos Pablo Picasso. Reaparece públicamente en la sesión de clausura del Primer Congreso del Movimiento Mundial de Partidarios de la Paz y es nombrado miembro del Consejo Mundial de la Paz. De allí para adelante ya es mucho más reconocido en el mundo convirtiéndose en un ícono internacional y en un referente de los partidos de izquierda, pero más aun en un hombre culto en el cual se veían representados buena parte de los oprimidos del mundo.

 

La Academia Sueca postuló a Neruda como candidato al Premio Nobel de Literatura en 1963 formando parte de la terna final junto con Auden y Seferis. Pero fue al griego Giorgos Seferis, a quien posteriormente le fue concedido. Ocho años después, el 21 de octubre de 1971, Neruda fue galardonado con el Nobel y viajó a Estocolmo a recibirlo el 10 de diciembre. En sus Memorias, el poeta recuerda: «El anciano monarca nos daba la mano a cada uno; nos entregaba el diploma, la medalla y el cheque… el rey estuvo más tiempo conmigo que con los otros laureados, que me apretó la mano con evidente simpatía. Tal vez haya sido una reminiscencia de la antigua gentileza palaciega hacia los juglares».

 

Posteriormente el presidente Salvador Allende lo nombraría embajador en Francia. Pero en 1973 su salud empezó a menguar y se ve obligado en febrero a renunciar a su rol diplomático y regresa a su casa en Chile. Después del golpe militar del 11 de septiembre su salud se agrava y el 19 es trasladado de urgencia desde su casa de Isla Negra a Santiago, donde muere según una versión oficial debido a un cáncer de próstata el 23 de septiembre, ya como presidente de facto Pinochet y muerto recientemente Allende.

 

Las causas reales o precisas de su deceso son aún poco aclaradas. En 2011 se pronunció Manuel Araya Osorio, asistente del poeta desde noviembre de 1972 hasta su muerte, quien aseguraba que Neruda habría sido asesinado en la clínica tras aplicársele una inyección letal. Aunque la información nunca fue confirmada por la Fundación Pablo Neruda, el Partido Comunista solicitó, el 6 de diciembre, la exhumación de los restos del Nobel de Literatura, para verificar si fue envenenado. Sus restos permanecieron primero en el mausoleo de la familia Dittborn, que les había cedido un espacio, y siete meses después fueron trasladados al nicho 44 del módulo México. El 11 de diciembre de 1992, los restos de Neruda y Matilde Urrutia, su mujer, fueron exhumados para dar cumplimiento al deseo del poeta: que sus restos fuesen enterrados en su casa de Isla Negra. Ese lugar y todas las demás pertenencias son ahora museos administrados por la Fundación Neruda.

 

En 2013 el juez Mario Carroza, que anteriormente había abierto una investigación para esclarecer las circunstancias de la muerte de Neruda, ordenó, después de 20 meses de interrogatorios y pericias, la exhumación del cuerpo del poeta. La exhumación en Isla Negra se llevó a cabo entre el 6 y el 8 de abril. Los restos de poeta fueron llevados al Servicio Médico Legal de Santiago. Allí los técnicos y científicos realizaron lo pertinente a estos casos, enviando una selección de muestras a laboratorios chilenos y extranjeros. La investigación se prolongó más de 6 meses. En noviembre, Patricio Bustos, director del Servicio Médico Legal de Chile, dio a conocer los resultados de los exámenes toxicológicos realizados en EE.UU. y España, que descartaron que Neruda hubiera sido envenenado y confirmaron que falleció producto de un avanzado cáncer de próstata.

 

Pero aun así, ante evidencias y dudas de la atención ofrecida durante su enfermedad, seguidores respetables y expertos en su vida, no acogieron este veredicto. Particularmente, Rodolfo Reyes, sobrino del poeta, insistió en que está seguro que terceras personas están involucradas en la muerte de Neruda y anunció que pedirán nuevas diligencias. Al cumplirse 110 años de su natalicio, el misterio de su muerte continúa..

Comentarios

Comentarios