La carroza de Bolívar (Evelio Rosero, 2012)- Reseña

 

La primera novela que leo de este Colombiano, y su más reciente publicación. En mi concepto es una obra impresionante y hermosa por la forma de narrar del autor, cargada de humanismo, ironía, tragedia y humor en proporciones perfectas, de manera tal que logra conmover hondamente a su lector.

Con este libro, que para mí ha sido todo un descubrimiento, he sufrido y he reído con el benéfico y muchas veces ingenuo doctor Justo Pastor Proceso López y la tragedia de su vida personal, familiar y marital, que con el escenario de la fiesta de los inocentes, la despedida del año 1966 y los carnavales de negros y blancos de 1967 en nuestra querida Pasto, nos adentra en la memoria histórica de las acciones nefastas de Simón Bolívar en el territorio Nariñense durante su campaña “libertadora” (si se asoman a las páginas de esta novela podrán saber el porqué de la palabra libertadora entre comillas).

¿El aura de grandeza incuestionable de Bolívar, los monumentos erigidos en su honor, las alabanzas de los libros de historia, tienen un sustrato real o son el producto de la hipérbole, la exageración y la justificación truculenta de académicos e historiadores? ¿Nos han contado sus acciones como ocurrieron o como él y sus seguidores quisieron que fueran contadas? ¿Cuáles fueron las razones de la resistencia pastusa frente a las huestes de la libertad que se nos pintaron tan promisorias? ¿Estuvo nuestra patria mal direccionada desde su propia emancipación de España? Las respuestas a estas preguntas, o por lo menos una buena base para cuestionarse e investigar acerca de ellas, pueden hallarse en las páginas de este libro, donde se hace una revisión de la historia para refrescarnos la memoria a propósito de tales temas y de las vidas de personajes pastusos como Agustín Agualongo y muchos otros que murieron en la causa de su pueblo, de nuestro Nariño tan amado y hace ya tanto olvidado y relegado al atraso por la República.

La Carroza de Bolívar también incluye, dado su tema central, una entretenida narración sobre nuestros carnavales de negros y blancos, demostrando la ya famosa habilidad de los artesanos Nariñenses para fabular la realidad a través de su trabajo, y la resistencia que pueden encontrar estas manifestaciones artísticas en las clases dominantes, el gobierno y la iglesia, cuando ven expuestas entre fantasía y humor, sus vicios, taras y deudas históricas con el pueblo y con nuestro Departamento.

Comentarios

Comentarios