La cultura perversa en la novela Vallecaucana

Por: Oscar Seidel

La literatura sobre el narcotráfico, es empleada para referirse a un tipo de narrativa que reflexiona sobre el complejo fenómeno social, político, económico y cultural en distintas partes de América Latina. A estas tres novelas que, a continuación describo con gran detalle sobre cómo la cultura traqueta pervirtió la sociedad vallecaucana, hay que agregarle otras más que han narrado este acto perverso, hoy en día aun no desaparecido, y que aunado a la delincuencia de la guerrilla y del paramilitarismo azotó a toda Colombia; acción delictiva narcotraficante que empezó con los carteles de Medellín y Bogotá, luego apareció en Cali y norte del Valle del Cauca, y terminó por incrustarse en las costas del Atlántico y del Pacifico

A)” El Divino”. Autor: Gustavo Álvarez Gardeazabal. 1986.

 Sitio: Ricaurte, Valle del Cauca.

Nombre del Capo: Mauro Quintero apodado el “Divino Mauro”

Nombre de la Protagonista: Ceres Borja

Sinopsis:

“El Divino” es la historia de un encuentro. Relata Álvarez Gardeazabal el regreso de Mauricio Quintero, una figura poderosa en el inframundo de las drogas, a su pueblo natal de Ricaurte, del que es tanto el orgullo como el benefactor principal.  Allí participa en su fiesta anual en honor de El Divino, un retrato milagroso del Ecce Horno. Apodado “Piernas de Oro” y el Rey Midas, cuando no “el divino Mauro” -todas alusiones a su riqueza material y a sus atributos físicos extraordinarios-

Mauro Quintero vuelve a casa motivado principalmente por la nostalgia Quiere pasarlo bien y regodearse en la gloria de su poder recién adquirido. Y tal vez desea buscar una parte de sí mismo (su libertad y la confianza de sus amigos, entre otros aspectos) que perdió al alcanzar la celebridad y el pináculo del poder ilícito.

La incorporación de este nuevo ingrediente del narcotráfico en la olla podrida nacional se caracteriza como una distinción que no aporta diferencia alguna. Más que el divino Mauro mismo, el personaje que mejor encarna las contradicciones que conducen a tal estado de cinismo es Ceres Borja, la más lujuriosa de las cinco hermanas solteronas. Tan orgullosa de haber probado todos los jóvenes del Ricaurte, desde el fin de la segunda guerra mundial, como de ser la lectora más asidua del pueblo, esta confesada bruja ni siquiera permite que su hermana la tutee.

Ceres es, entonces, el ser nacional, la síntesis que resulta del choque entre la herencia colonial (la Iglesia, los latifundios y la alta cultura, en liga invisible hoy día con las multinacionales) y la riqueza emergente que amenaza desestabilizar esa estructura tradicional.

B)” El cronista y el espejo”. Autor: Oscar Osorio. 2008.

 Sitio: Cali, Valle del Cauca.

Nombre del Capo: Óskar Alexis.

Nombre de la Protagonista: Marcela.

Sinopsis:

“El cronista en el espejo” es la historia de un profesor universitario en Cali que, buscando el personaje para un reportaje que lo lleve a la fama, se involucra en asuntos con narcotraficantes, y se encuentra con dos personajes. Un narcotraficante y un matón que elimina gente para el narcotráfico. La relación con estos dos sujetos lo lleva a un proceso de autodestrucción, a envolverse en la drogadicción y la violencia.

La narración de Osorio se configura a partir de un conjunto de elementos comunes que tienen los personajes protagonistas, Óskar Alexis y Nebrio, que paulatinamente se descubren en el proceso de la narración. Ellos tienen un punto de origen marcado por la violencia: el padre de Nebrio asesinó al de Óskar cuando eran niños.  Ambos personajes tienen en común compartir el mismo lugar de infancia, y ambos quedan huérfanos tempranamente. Sus padres son asesinados; los dos se van del pueblo del Norte del Valle y llegan a la misma ciudad; el uno y el otro deciden estudiar literatura en la Universidad y tienen el gusto por la poesía, y ambos se vincularán con la droga. Uno es un frío miembro del narcotráfico y el otro es absorbido por el consumo de cocaína.

La presencia femenina constituye un aporte interesante en la novela de Osorio. Los dos personajes están en las antípodas de la sociedad. Marcela, la novia de Óskar, trata de ayudarlo, de comprender su proyecto de una crónica, luego su tarea es contenerlo, pero infructuosamente, él ya ha elegido un camino producto de sus ansias y obsesiones y sus decisiones la desbordan. La otra es Imelda, que se prostituye y actúa impulsada por la venganza. En ellas el mundo narco también ejerce su proceso aniquilador, ambas resultan victimadas.

C) “¿Hasta cuándo me persigues?”. Autor: Oscar Seidel. 2019

Sitio: Ciudad Central, Valle del Cauca.

Nombre del Capo: Don Duro.

  Nombre de la Protagonista: Socorro Lozano. Jefe de Urgencias.

Sinopsis.

La economía es una de las virtudes de Seidel, esto recuerda la sentencia de la parafraseología popular: lo bueno, si breve, dos veces bueno, ya que el autor desarrolla 44 capítulos en 100 páginas, de tal manera que esa brevedad atrapa al lector de manera inmediata, queriendo seguir la lectura hasta encontrar el desenlace. La novela “¿Hasta cuándo me persigues? “nos transporta a una ciudad y una región, a un lugar y a unos hechos que no nos son indiferentes: el Valle del Cauca en tiempos del Cartel. La trama transcurre en un hospital, con un médico que debe enfrentar las infiltraciones de la mafia a su sitio de trabajo, lo cual repercute en su vida privada y, finalmente, en su salud, ya que termina por enloquecer. Los personajes tienen una secuencia maravillosamente.

 Es una novela que rompe con los prototipos a los que nos tienen acostumbrados la mala televisión colombiana cuando se trata de llevar obras de la literatura a este importante y abusado medio de des-información; aquí el narcotráfico se vuelve un actor más, siendo las consecuencias las que se relatan en los capítulos, sobre todo la angustia del protagonista, quien termina por volver fantasmas a esas circunstancias, que van más allá de sus propios miedos; ahí ese protagonista subyacente se camufla como parte de la cotidianidad, sus actos son tenidos como comunes, como parte de la vida diaria. Un gran análisis y un aporte literario importante sobre un punto de vista ético respecto al amarillismo y al barroquismo, tan usados en este tipo de narraciones sobre nuestra realidad nacional.

La protagonista femenina es Socorro Lozano, la enfermera Jefe de Urgencias de la Clínica Sagrado Corazón, quien de manera soterrada introdujo al narcotraficante Don Duro a la clínica, hasta hacerlo amigo de los conductores de ambulancias.

Cuando se presentó una vendetta entre los dos bandos de narcotraficantes que manejaban la ciudad, la sección de Urgencias no dio abasto para atender a tantos heridos. Tuvieron que trasladar a La Sultana a muchos de ellos, y esto les costó un llamado de atención de la Fiscalía y del CTI, porque no alcanzaron a reseñarlos.

Don Duro a todos nos hipnotizó con su verbo. Caímos fácilmente, tanto yo como los choferes de ambulancias y los despachadores de camillas. Cómo pareja,  me tocó el hombre taciturno, en guerra con la DEA; cansado de haber fornicado con tanta jovencita, a quienes despachó de su harén cuando me conoció. Era amoroso, quería que compartiéramos juntos la mayor parte del tiempo. Se ponía de mal genio cuando yo tenía que ir a trabajar a la clínica. Me decía que yo no necesitaba trabajar. Aún más, una noche de amor me ofreció de regalo esta clínica, y juró que algún día la compraría—, dijo la enfermera Jefe de Urgencias.

Ante el interesante número de novelas surgidas en la literatura vallecaucana sobre la

presencia del narcotráfico en la región, podemos destacar que la literatura comarcana ha

querido dejar un legado para que futuras generaciones de escritores, estudien y narren con

mayor interés investigativo sobre el efecto social producido en el Valle del Cauca y su zona

de influencia el Pacifico sur.

Comentarios

Comentarios