Banda sinfónica departamental de Nariño

74 visitas

Compartir artículo en:

“La Banda Sinfónica de Nariño , es un patrimonio cultural de nuestro Departamento, contribuyendo con la transformación social de la región; nuestra Banda es formadora de músicos y es reconocida como una herencia musical de los nariñenses”.
Ciertamente las Bandas musicales se han convertido en un patrimonio cultural de nuestro país, ellas han contribuido con la transformación social de nuestra gente. “En la actualidad, la Banda Sinfónica de Nariño es formadora de músicos en la región, con Conciertos didácticos, Temporadas especiales, Giras de Conciertos a los municipios de Nariño y gracias también al Teatro Imperial de la Universidad de Nariño, que ha hecho de él su casa para ofrecer sus conciertos semanales y ser reconocida como patrimonio musical de los nariñenses”.
No existe duda alguna sobre este pronunciamiento del maestro Carlos Erazo Gómez por cuanto la historia del departamento de Nariño va paralela a la irrupción de numerosas bandas y orquestas que con el transcurrir del tiempo daría lugar a la conformación de una Banda Sinfónica en nuestra región. Al respecto es de destacar que
“La Banda Sinfónica ha hecho significativos aportes a la cultura de los municipios; en sus más de 100 años de creación, le ha dado a la región y al país una cantidad de músicos formados en sus espacios pedagógicos y culturales”. Por esta institución musical han pasado grandiosos músicos que han dejado una huella indeleble en la historia, musical de Nariño. “El Director de la Banda, es el maestro Luis Carlos Erazo Gómez, músico clarinetista egresado de la Universidad del Cauca; además este talento nariñense tiene gran experiencia en la composición y arreglos” .
La historia musical de Colombia nos recuerda que “La aparición de la primeras bandas militares se da en Colombia hacia 1784, en Santa Fé de Bogotá, con la Banda del virreinato de la Nueva Granada, Banda que perteneció a la corona y a la posterior creación de bandas militares de los batallones revolucionarios, se da el comienzo histórico del movimiento nacional de bandas, así es que desde la segunda centuria del siglo XIX departamentos como Antioquia, Cundinamarca, Valle y Nariño vieron nacer sus primeras bandas militares”.
Nariño figura como una de las regiones en las cuales la cultura musical juega y desarrolla un destacado papel en su sociedad. En todo acto militar, religioso, cívico o educativo hace gala de presencia una Banda interpretando diferentes temas y ritmos para disfrute y solaz de sus pobladores. Recordemos que LA GUANEÑA irrumpe en las guerras de independencia como una forma de motivar y sublevar los ánimos contra el enemigo.
Conociendo las excelsas calidades de nuestros músicos y ya en un periodo posterior a las guerras independentistas “En 1842 el general Thomas Cipriano de Mosquera ordena crear una banda para el regimiento militar de esta región y años después hace entrega oficial de los primeros 18 instrumentos. Así nació la Banda Departamental de música de Nariño. Banda de la Guardia Nacional fue la primera organización de instrumentos de vientos que el departamento ha tenido”, y se destaca que “durante el siglo XIX la actividad musical fue prolifera, durante este tiempo la historia nos revela que la región Sur de Colombia conoció además de la mencionada banda, La Banda del Batallón Granaderos hacia 1860, La Banda Sansón hacia 1875 y con la creación del departamento en 1904, se denomina como la conocemos hoy BANDA SINFÓNICA DE NARIÑO”.
Para el investigador José Menandro Bastidas España en su estudio sobre la Banda Sinfónica de Nariño y titulada “LA BANDA DEPARTAMENTAL DE NARIÑO Y SUS APORTES A LA EDUCACIÓN MUSICAL” y citando a destacados conocedores de la historia musical de Colombia, cita: “Londoño y Betancur (1983) reflexionan con acierto cuando dicen que las bandas son células vivas de la cultura musical, una especie de escuelas populares creadas por el mismo pueblo para satisfacer, al menos en parte, la carencia de una educación musical formal, insuficiente y no pocas veces inadecuada a las necesidades del medio” (p. 15), postulado que sirvió de base para el estudio de la Banda Departamental de Nariño, como caso prototipo dentro de las agrupaciones musicales de esta naturaleza con asiento en Pasto. Esta Banda centenaria, desde sus lejanos orígenes, cumplió una función social muy importante, función que no solo estuvo limitada a la presentación de retretas en la plaza principal, el acompañamiento de eventos militares, religiosos y cívicos, sino también la educativa, ya que muchas generaciones de
músicos que pasaron por sus atriles derivaron de su praxis ricos elementos para su capacitación. Son muchos los compositores, arreglistas, directores e instrumentistas destacados regional y nacionalmente, los que hicieron parte de sus filas”.
No existe niñez sin Banda Musical en escenarios tan típicos como El Parque Infantil, lugar en el que existió un templete exclusivo para las presentaciones musicales. Igualmente La Plaza de Nariño fue el sitio ideal en el cual nos dábamos cita los domingos para esas bellas e inigualables retretas en las cuales nos deleitábamos con un pentagrama compuesto por pasillos, cumbias, sonsureños y todo tipo de ritmos. Un espectáculo sin igual que aún resuena en nuestros recuerdos. El patio solariego de la Gobernación de Nariño se colmaba de un público ávido de melodías y canciones.
La sociedad culta de Nariño se formó en esos corrillos, pues junto al gobernante y al empresario se podía ver al comerciante y al lustra botas departiendo momentos de solaz y recreación. Instantes en que se borraban las líneas sociales o económicas y se escuchaba una melodía que con su magia envolvía a todos por igual arrastrándolos a lugares distantes y soñados.
En el estudio mencionado en párrafos, anteriores se trae a la memoria el origen y génesis de las Bandas Musicales de Pasto, su conformación y su relevancia social, religiosa, y cívica : “La actividad bandística en la ciudad de Pasto se puede identificar desde comienzos del siglo XIX. Entre un amplio grupo de gremios relacionados con diferentes oficios (plateros, albañiles, silleros, carpinteros, zapateros, sastres, tejeros, herreros, alfareros, alarifes, pintores, pintores de barniz, imagineros, escultores, sombrereros, rosarieros, talabarteros), estaba el gremio de músicos, que lo conformaban personas dedicadas al estudio de este arte con el fin de participar en actividades religiosas militares y sociales. En las primeras, los músicos solemnizaban diferentes ritos propios de la liturgia; en las militares, participaban en desfiles y retretas y, en las sociales, amenizaban las fiestas del pueblo, tocaban en bailes privados y públicos y daban serenatas al pie de los oscuros ventanales”.
La Banda Sinfónica de Nariño de Nariño recoge esa historia y tradición. Sus músicos son consagrados maestros que saben interpretar el alma de su pueblo. Su presencia enaltece y engalana todo escenario llevando alegrías, nostalgias y recuerdos.
Hoy rendimos un sencillo homenaje a nuestra Banda Sinfónica Departamental en virtud de su importancia en una temporada tan bella como la navideña. Nuestros centros comerciales, instituciones educativas, plazas y parques se llenan de su pentagrama musical navideño dejándonos escuchar los villancicos de siempre en un sentimiento de paz y fraternidad. Mientras suene su música nuestro pueblo sentirá su alma y honrará la memoria de sus mayores.

Comentarios de Facebook

SOBRE EL AUTOR

Compartir en:

NOTICIAS RECIENTES

PAUTE CON NOSOTROS